¿Qué es el turismo halal?

Empecemos por los básicos: ¿qué significa “halal”? En la cultura musulmana, este término hace referencia a todo aquello que está permitido, por ser beneficioso y saludable para el ser humano. El concepto halal, aunque tiene una fuerte relación con la alimentación, va más allá de esta, convirtiéndose hoy en día en todo un estilo de vida que engloba también la sanidad, la economía, la moda y, como no, el turismo.

El turismo halal –también llamado muslim friendly­-, por tanto, es aquel que abarca este conjunto de prácticas, productos y servicios permitidos a los musulmanes. Este sector mueve actualmente 108 millones de viajeros y 105 billones de dólares en todo el mundo (dato de 2014), cifras que se prevén que crezcan, alcanzando en 2020 los 150 millones de visitantes y los 200 billones de euros.

 

¿Cómo es el turista halal?

Según los datos expuestos en el informe Halal Travel 2016 elaborado por Amadeus, se pueden establecer algunas generalidades sobre los viajeros halal.

En primer lugar, cabe destacar que este es un tipo de viajero familiar, con todas las necesidades y expectativas que este colectivo busca satisfacer durante su viaje: alojamientos y transportes adaptados, oferta de actividades y excursiones ideadas para las familias, etc.

Además, a este tipo de turista le gusta sacar el máximo partido posible a su viaje, por lo que habitualmente se decanta por viajes organizados con multitud de actividades, aunque en ciertas ocasiones los encuentran demasiado básicos y poco flexibles.

En lo que respecta al alojamiento, suelen decantarse por apartamentos o grandes cadenas hoteleras, pues les resulta complicado encontrar hoteles que cumplan los requisitos de alimentación o de espacios para la oración.

 

España y el turismo halal

España es uno de los destinos turísticos preferidos por los viajeros halal. De hecho, en el Muslim Travel Index de 2015, nuestro país ocupa el decimosexto puesto de los países más visitados por estos viajeros: el patrimonio andalusí, la variada gastronomía, las conexiones aéreas o el clima son solo algunos de los motivos.

No obstante, según este mismo informe, España desciende hasta el 35º puesto en lo que respecta a la adecuación de la oferta turística a las características de estos viajeros; lo que pone de manifiesto que aún queda mucho por hacer para atraer al turismo halal. Aun así, la cifra de visitantes procedentes de países musulmanes es bastante elevada, alcanzando los 1.155.662 viajeros en 2014.

 

¿Qué pueden hacer las empresas turísticas para ser muslim-friendly?

La aplicación más clara del concepto halal en la industria turística se da en restaurantes y hoteles, ya que la alimentación es una pieza clave para este tipo de viajeros. Así, las materias primas utilizadas en estos establecimientos tienen que estar certificados como halal, un sello que en nuestro país expide el Instituto Halal si en la producción se cumplen una serie de condiciones. Además, la manipulación de alimentos también debe estar controlada, destinando un espacio exclusivo para ello.

Además, los hoteles que quieran ser calificados como halal, deben facilitar a sus huéspedes musulmanes la oración proporcionando indicaciones de la situación de La Meca, pequeñas alfombras y zonas para la ablución y otras de privacidad para las mujeres.

Pero también las agencias de viajes pueden hacer mucho para atraer a viajeros halal. El punto clave es crear paquetes turísticos flexibles o con posibilidades de personalización que tengan en cuenta  los requerimientos de este colectivo de viajeros que hemos expuesto a lo largo de este artículo, incluyendo servicios muslim-friendly de alojamiento y alimentación.