Los seguros de Responsabilidad Civil son esenciales para que las agencias de viajes y otras empresas turísticas puedan desarrollar con total tranquilidad su actividad, haciéndose cargo, si procediera, de las indemnizaciones, fianzas, gastos de representación o de defensa jurídica frente a posibles reclamaciones o daños generados a los viajeros o a terceros. Sin embargo, ¿cómo pueden protegerse este tipo de empresas frente a negligencias o incumplimientos por parte de sus propios directivos? La respuesta es sencilla: contando con un seguro D&O. Si no los conoces, te los explicamos a continuación.

 ¿Para qué sirven los seguros D&O?

 

Un seguro D&O (Directors & Officers), es una póliza específica de Responsabilidad Civil diseñada para proteger tanto a los miembros de los órganos de administración de una empresa como a aquellas personas que desarrollan puestos dirección o de máxima responsabilidad. En definitiva, a todas aquellas personas cuyas decisiones pueden comprometer a la empresa frente a terceras personas –ya sean clientes o empresas-.

En nuestro país, las actuaciones de los administradores y directivos de empresas están cada vez más reguladas por ley. De hecho, en los últimos años se ha incrementado la vigilancia sobre estas figuras profesionales por parte de los legisladores, así como también han aumentado las reclamaciones.

Los directivos y administradores de las empresas turísticas pueden ser responsables de errores y omisiones en la gestión de la compañía, así como de otras situaciones como declaraciones erróneas o inexactas, negligencias o incumplimiento de una obligación.

Esta responsabilidad de los directivos puede ser frente a la propia empresa, ante organismos reguladores, acreedores o ante otras personas –físicas o jurídicas- que se vean afectadas por sus actuaciones. Dicha responsabilidad puede ser asumida de forma personal, solidaria e ilimitada, es decir, con el patrimonio personal del directivo. Además, la reputación profesional del directivo o administrador también puede sufrir daños.

En muchas ocasiones, los directivos y administradores caen en el error de creer que la empresa que gestionan correrá con los gastos legales en caso de ser demandados o investigados por su gestión, pero esto no siempre es así. En algunos casos, la empresa puede no estar dispuesta a poner en marcha esta defensa, puede no estar autorizada para hacerlo o, sencillamente, no cuente con los recursos económicos necesarios –en cuyo caso los gastos de defensa tendrán que ser asumidos personalmente por el administrador o directivo demandado-. Por todo ello, se hace recomendable contar con un seguro D&O.

 

¿Qué cubre el seguro D&O para agencias de viajes?

El objetivo principal de esta póliza -como la incluida en el catálogo de seguros profesionales especial para agencias de viajes de InterMundial- es salvaguardar el patrimonio personal de directivos y administradores, haciendo frente a reclamaciones de organismos reguladores, acreedores, competidores, e incluso frente a las reclamaciones de la empresa que gestionan. En concreto, este seguro D&O protege a los siguientes miembros de las agencias de viajes:

  • Administradores y directivos de filiales de la empresa.
  • Representantes permanentes en entidades participadas.
  • Fundadores de la empresa.
  • Gerentes de riesgos, secretarios, vicesecretarios de los consejos de Administración.
  • Cónyuges, parejas de hecho, herederos, legatarios y/o albaceas de directivos y administradores.

En caso de hacerse necesario, el seguro D&O de InterMundial cubriría los costes de la defensa legal y de las posibles indemnizaciones civiles a las que los directivos de las agencias tuvieran que hacer frente. Las reclamaciones pueden ser muy costosas económicamente en gastos de defensa e indemnizaciones, pero también pueden serlo en el plano personal y profesional de un directivo o administrador, ya que pueden causar perjuicios irreparables en su reputación y en su imagen pública.

Este seguro cuenta además con otras coberturas adicionales, como gastos de:

  • Investigación.
  • Aval concursal
  • Defensa por responsabilidad penal corporativa.
  • Multas.
  • Sanciones administrativas o por inhabilitación profesional.
  • Etc.

Contar con un seguro D&O es la mejor forma de proteger a la persona física frente a los daños que puedan ocasionarle su actividad profesional, defendiendo todos aquellos bienes que se pueden ver afectados en caso de tener que someterse a juicio: patrimonio personal, imagen, familia y proyectos e intereses futuros. Solo así se garantiza una mayor protección al administrador, a la sociedad y la defensa civil y penal de los administradores y directivos implicados, cubriendo los gastos legales necesarios siempre que no se haya demostrado ningún comportamiento doloso por parte del asegurado.