¿Por qué recomendar el seguro de viaje a los estudiantes?

 

La mejor forma de aprender un idioma es pasar una temporada en cualquiera de los países en los que este se hable. Por eso, cada vez son más las personas que se lanzan a estudiar fuera y para ello suelen contar con organizadores profesionales de cursos de idiomas en el extranjero.

Como en cualquier tipo de viaje, contar con un seguro es fundamental, pero no solo para los estudiantes, sino también para los organizadores de cursos en el extranjero. A continuación, apuntamos las ventajas de comercializar seguros de viaje.

 

1. Nueva vía de negocio para el organizador de cursos de idiomas

La comercialización de los seguros de viaje supone una actividad de cross selling (venta cruzada) muy beneficiosa para los promotores u organizadores de cursos de idiomas en el extranjero, ya que les permite incorporar productos complementarios y estrictamente relacionados con su área de negocio sin tener que realizar ninguna inversión económica inicial.

Además, la existencia de seguros de anulación de viajes de estudios facilita que los organizadores de cursos de idiomas adelanten las reservas. De esta forma, pueden ofrecer precios más competitivos a sus estudiantes y conseguir sus objetivos comerciales.

 

2. Seguridad, clave para fidelizar a los estudiantes

Un promotor de cursos de idiomas en el extranjero no es un agente de viajes al uso, pues al ser muchos de sus viajeros jóvenes e incluso menores de edad, deben transmitir una imagen de profesionalidad y seguridad excepcional –que se corresponda a la realidad, claro está- para ganarse la confianza de sus clientes.

En este contexto, ofrecer el seguro de viaje específico para estancias formativas en el extranjero puede ser un valor añadido para el organizador de cursos de idiomas, así como asesorar sobre las incidencias más comunes y aportar soluciones sencillas que inspiren tranquilidad al viajero y mejoren así su experiencia.

 

3. Protección para el organizador de cursos en el extranjero

La actividad comercial de los organizadores de cursos de idiomas en el extranjero está muy regulada. De hecho, ya está aprobada la nueva directiva europea sobre viajes combinados –que pronto será de aplicación en España- que contempla una ampliación de los derechos de los viajeros ante casos de quiebra de proveedores y causas de fuerza mayor; algo que afectará a los organizadores de cursos.

Por ello, es fundamental recordar que, cuando un estudiante contrata un seguro de viaje, las ventajas no sólo son para este, sino también para el organizador, puesto que los riesgos a los que debería enfrentarse se traspasan a la compañía aseguradora responsable de la póliza.

 

4. Aumento de la productividad

Cuando se presenta una incidencia durante el viaje, es muy habitual que el estudiante contacte con la persona que ha organizado el curso en el extranjero para solicitar ayuda e información. No en vano, es la persona que ha gestionado todo hasta el momento y en la que puede confiar.

No obstante, si el estudiante cuenta con un seguro de viaje, será la central de asistencia de la aseguradora quien se ocupe de gestionar y solucionar la incidencia, por lo que la agencia queda libre tanto de responsabilidades como de invertir tiempo en esta labor.

Para ello, es siempre fundamental que el organizador de cursos de idiomas en el extranjero explique de forma detallada a sus viajeros los servicios de los que se ocupará la compañía aseguradora en caso de producirse una incidencia, así como facilitar todos los datos de contacto de esta.