Hoy se celebran, a lo largo y ancho del planeta, multitud de actos por el Día Mundial del Turismo (DMT), con el Lema de “Turismo y Acercamiento de las Culturas”, como la reunión de destacadas personalidades del mundo del Turismo en Asuán, Egipto.

Con motivo de esta celebración podríamos comentar que el Turismo es la “industria sin chimeneas”, el motor de muchos países, como el nuestro, ya que es generador de crecimiento económico y de creación de empleo. O bien que según el “Balance del Turismo” del Instituto de Estudios Turísticos (IET), España, recibió unos 53 millones de turistas internaciones (la población de España son 46 millones de habitantes), cuyos principales mercados fueron Reino Unido, Alemania, Francia o Italia, lo cual nos indica que la actividad turística en nuestro país, supone alrededor del 10% de PIB. También podríamos referir que en términos más globales, se contabilizaron 940 millones de turistas (algo más de veinte veces la población de España). Pero nuestra finalidad es recordar, en aras de un mundo globalizado basado en las nuevas tecnologías, donde proliferan las agencias de viajes puntocom, las reservas XLM o los billetes electrónicos, los orígenes del Turismo.

Nos remontamos al Neolítico con los primeros asentamientos, la domesticación de algunos animales, la agricultura, además de surgir el comercio como intercambio de herramientas u otros utensilios.

Los sumerios ya disponían de caminos pavimentados con piedra y arcilla que unían sus ciudades más importantes. A ellos les debemos agradecer la escritura cuneiforme, el barco de vela, la invención del dinero, ó la rueda y el arado. Por aquel entonces, el rey de Babilonia, Hammurabi, realizaba viajes para visitar diferentes ciudades, además de diferentes actos religiosos, igual que harían los faraones egipcios y sus cohortes, poco tiempo después. Se dice que fue la reina Hapshesut la que realizó el primer crucero a lo largo del Nilo.

En época del imperio Persa, encontramos las carreteras imperiales que conectaban las principales ciudades del imperio, además de las primeras postas a pie del camino, donde los viajeros podían descansar y comer o beber algo.

Hallamos grandes desplazamientos en la antigua Grecia Clásica, con motivo de los Juegos Olímpicos, ó las peregrinaciones religiosas hacia los diferentes oráculos como el de Delfos.

En el Imperio Romano descubrimos las visitas a termas como la de Caracalla, o grandes movimientos de población para disfrutas de espectáculos como teatros ó circos, además de las visitas a segundas residencias, las Villas.

Ya enla EdadMedia, se originaron las grandes peregrinaciones religiosas del Cristianismo y del Islam a destinos como Tierra Santa, Lourdes,la Mecao Santiago de Compostela.

En plena Edad Moderna, en el siglo XVI, surge el conocido Grand Tour, que era un viaje de estudios para jóvenes aristócratas Ingleses, que, con motivo de completar su formación, les enviaban a diferentes lugares de la vieja Europa, por una duración de tres o cinco años.

El Siglo XIX, marcó un punto de inflexión en la forma de viajar. Se dice que el Turismo nació con la Revolución Industrial, y es, en este periodo, donde se producen las primeras travesías transoceánicas a América, el turismo de montaña o de salud a sanatorios o clínicas privadas, el turismo de ola en playas frías como Niza… Thomas Cook, en 1841 organizó un viaje en ferrocarril para más de 500 personas, cuyo precio ya incluía el billete de tren y la comida, siendo el precursor de los viajes organizados. Él mismo creó, en 1845, la primera agencia de viajes “Thomas Cook and son”, enviando ya en1851, ala Exposición Universal de Londres, alrededor de 165.000 personas.

Y esto fue sólo el principio…

Imagen de Antonio Martínez @flickr